El cuidado del mundo

Siempre he defendido que la mejor manera de aprender es haciendo y una de las mejores maneras de hacer es enseñar. En el momento en el que los alumnos preparan, diseñan y ejecutan una actividad para transmitirle conocimientos, destrezas y valores a otros alumnos, interiorizan significativamente aquello que van a difundir.

Este es el caso de la experiencia que mis alumnos de I de PMAR y 4º de ESO de Valores Éticos (junto con dos alumnas de 2º de Bachillerato que vienen de oyentes a las clases) del I.E.S. Francisco vera de Alconchel han llevado a cabo en el Colegio Virgen de la Luz con 3º. 4º. 5º y 6º de Primaria.

A lo largo de dos intensas horas hemos desarrollado el taller “El cuidado del mundo”, taller que ellos mismos han ayudado a diseñar y han guiado en su totalidad.

Basándonos en la metodología de Filosofía para Niños, y con la idea base de partir de materiales de impacto y dinámicas disparadoras del pensar, hemos trabajado, de manera filosófica y comunitaria, el problema de los plásticos en los océanos, el reciclaje y la necesidad de desempeñar un papel activo en el cuidado del planeta.

De especial ayuda han sido los materiales que nuestras amigas de Naula nos hicieron llegar y que servirían de base para construir el taller. A ellas les debemos la posibilidad de esta experiencia ¡Gracias!

El taller comenzaba con la sorpresa. Los reyes magos habían dejado un paquete en nuestras clases para ellos. Tras conjeturar qué podría ser y hacer crecer la expectación los niños y niñas han abierto el regalo pero… ¡sorpresa! ¿Qué es esto?

Rápidamente sus mentes se pusieron a pensar.

¿Qué era lo que había en ese paquete misterioso, de dónde venía? Una carta en papel reciclado nos daba unas coordenadas que, tras buscar en Internet, marcaban que esos extraños restos provenían del Mar Mediterráneo.

Sí, eran fragmentos de plásticos que nosotros mismos habíamos tirado al mar.

dav

Seguimos leyendo la carta y nos planteamos varias cuestiones como ¿de qué manera afectan estos plásticos a las tortugas, peces, delfines, focas y aves marinas?

whatsapp image 2019-01-15 at 20.53.07 (1)

Ellos mismos iban pensando y construyendo hipótesis, mientras que los alumnos de secundaria les ayudaban a pensar y les mostraban otros objetos como bolsas, tapaderas o plásticos que unen los packs de refrescos que también pueden afectar a la vida de los animales marinos.

img-20190115-wa0019

bty

dav

Algunos de esos objetos podrían perfectamente haber salido de Alconchel, quizás, tras un largo viaje, y debido a alguna imprudencia humana, habían acabado en el Mediterráneo, así que, ¿ por qué no imaginar cómo habría sido la historia de ese vaso, esas cuerdas, ese plástico, o ese fragmento de juguete infantil?

Los niños, en equipos, y ayudados por los alumnos más mayores, se embarcaron en la misión de inventar la historia de uno de esos objetos para después exponérsela a los demás. Los más pequeños incluso acompañaron sus historias con dibujos!!

Por supuesto, de nada nos valía conocer el problema si no era para buscar soluciones, y ha eso dedicaron una buena parte del tiempo. En comunidad de indagación iban exponiendo sus ideas, apuntándolas en la pizarra y dialogando con sus compañeros sobre la posibilidad y dificultades para llevarlas a cabo.

Por último, recordamos cómo debemos distribuir la basura en los contenedores y la importancia del reciclaje. Para ello, realizamos un juego-concurso por equipos que luego utilizaríamos para decorar las paredes del aula y no olvidar así cómo debemos reciclar y lo que hoy habíamos aprendido.

img-20190115-wa0036

dav

img-20190115-wa0015

Terminamos poniendo en común lo aprendido y compartiendo aquello que nos llevamos y que no queremos olvidar.

Proyecto ecología: La vuelta al mundo en 80 días

Seguimos ayudando a nuestros alumnos a reflexionar sobre la situación en la que se encuentra el planeta y a las consecuencias que, si no hacemos nada, esta situación podría acarrear.

El proyecto está pensado para realizarse en cualquiera de estas asignaturas:

  • Tutoría.
  • Valores éticos.
  • Ética y ciudadanía.

La idea es, partiendo de la novela de Julio Verne “La vuelta al mundo en 80 días” (en mi caso aprovecharé que se va a representar en el teatro, pero puede trabajarse igualmente bien leyendo la novela, bien viendo la película), llevar a cabo una investigación gamificada que nos permita analizar cómo ha cambiado el mundo desde el día que Phineas Fogg realizó su viaje. Para ello usaremos la plataforma Classcraft. En caso de no utilizar en nuestras clases esta plataforma podéis imprimir el pdf y dárselo en un sobre a vuestros alumnos, o ir dejándoles cada día la parte de la misión que corresponde.

Hay que tener en cuenta que algunas de las ciudades que aparecen en la obra padecen actualmente de una gran contaminación del aire, el suelo y el agua, por no hablar de otros problemas como la desaparición de especies autóctonas. Que los alumnos comparen cómo era la ciudad hace 150 años y cómo es ahora les ayudará a pensar en cómo estará el mundo dentro de 100 años si no comenzamos a cuidarlo.

La última parte de la actividad, consistente en buscar soluciones, pretende pasar de la reflexión y la concienciación a la acción y la implicación de los alumnos y alumnas en un mundo mejor.

Juego “El Jardín del Edén” (ecología profunda)

Uno de los prejuicios fundamentales del alumnado de secundaria con el que este curso estoy trabajando es su antropocentrismo. Si algo no repercute positivamente en ellos no es digno de su preocupación. Buscan su satisfacción inmediata, sin apenas pensar en las consecuencias de sus actos. Dentro de esta concepción de la realidad, la naturaleza pasa a ser un mero instrumento para sus fines y son incapaces de apreciarla, valorarla y cuidarla.

Por ello, he decidido trabajar tanto en tutoría como en Valores Éticos la importancia que la naturaleza tiene en nuestras vidas, el respeto que todo ser vivo merece y una concepción del ser humano más humilde y consciente de nuestro papel en la gran cadena del mundo y de la responsabilidad que para la conservación del planeta tenemos. Se trata, en otras palabras, de acercarnos y acercar a nuestros alumnos a la Ecología Profunda o Ecosofía.

Para ello, he creado un juego que les ayudará a tomar conciencia de todo ello. El juego se llama “El Jardín del Edén” y busca que, a través de la creación de un lugar paradisíaco, los alumnos reflexionen en comunidad de indagación y de manera cooperativa sobre las plantas, los animales, el ser humano y la relación existente entre todos.

Cuatro son las metodologías empleadas en esta actividad. En primer lugar el Aprendizaje Basado en Juegos, en segundo lugar el Aprendizaje cooperativo, pues la actividad se realiza en grupo, en tercer lugar la Filosofía para niños puesto que la actividad se plantea como un disparador del pensamiento en el que a través de las distintas tarjetas se van proponiendo preguntas que, en comunidad de indagación tendrán que discutir para llegar a consensos. Finalmente, están muy presentes las inteligencias múltiples ya que en el juego se emplean diversas inteligencias. La idea de pintar y crear un mundo ayuda a los alumnos que tienen más inteligencia visual-espacial, por otro lado, la inteligencia lingüística, naturalista y lógico-matemática está presente a través de las tarjetas, en las cuáles se pregunta por las consecuencias y efectos de ciertas decisiones que pueden haber tomado a la hora de crear su Jardín del Edén. Se buscan causas que puedan poner en aprieto a los seres humanos y se usa el pensamiento deductivo. Todo ello debe plantearse de manera cooperativa, esto es, a través del lenguaje y la búsqueda del consenso (inteligencia interpersonal). Mientras se realiza la actividad se pondrá como fondo el sonido de los bosques (inteligencia musical).

El juego se compone de instrucciones, tablero y fichas de reflexión y puede usarse tanto para Primaria como para Secundaria.

¡Espero que pueda ser de utilidad para vuestras clases!

INSTRUCCIONES DEL JUEGO

TABLERO DEL JUEGO (IMPRIMIR EN A3)

TARJETAS DEL JUEGO